Demetrio Lozano, en “Camino al Olimpo”, una iniciativa que reunió al pasado y presente del balonmano español

Fue un encuentro histórico conducido por Albert Rocas, bronce olímpico en Pekín 2008,

El docente de la Universidad San Jorge y medallista olímpico Demetrio Lozano participó la semana pasada en “Camino al Olimpo”, una iniciativa que reunió en el Auditorio Goyeneche del Comité Olímpico Español al pasado y presente del balonmano español.

Aleix Gómez, Gonzalo Pérez de Vargas, Alexandrina Barbosa y Soledad López, jugadores que forman parte de las selecciones de balonmano masculina y femenina y que competirán en las Olimpiadas de Tokio, compartieron un coloquio con Santos Labaca, Maru Sánchez, Diana Box, José Javier Hombrados, Demetrio Lozano, Eli Pinedo, Verónica Cuadrado y Raúl Entrerríos, deportistas que compitieron en los Juegos Olímpicos.

Los veteranos dieron consejos a los más jóvenes para animarlos y hacerles soñar con conseguir una medalla en Tokio. “Hay que poner el valor del equipo por encima de todo. En los malos momentos, estad muy unidos. Nosotros ganamos tres bronces por estar muy unidos», declaró Demetrio Lozano. “No brillan individualidades, brillan los equipos”, añadió Diana Box.

Por su parte, los Hispanos y las Guerreras se mostraron motivados y manifestaron su intención de esforzarse al máximo. “Soy un chico que me gusta soñar y más de una vez he soñado con la medalla de oro. Para todo deportista es algo muy especial. Algo para toda la vida», comentó Aleix Gómez. Su compañero Gonzalo Pérez de Vargas afirmó que “después de todo lo que ha pasado este año”, tienen que ser cautos. Aunque también reconoció que se trata de algo con lo que lleva soñando desde pequeño. “Van a ser unos Juegos diferentes, pero también muy especiales”, agregó Alexandrina Barbosa.

Santos Labaca, representante de aquel equipo que disputó los primeros Juegos Olímpicos en Múnich 1972, cedió el testigo a los cinco deportistas que actualmente visten la camiseta de la selección española de balonmano, incluido el veterano Raúl Entrerríos, que, aunque ya cuente con un bronce en su palmarés, en Tokio buscará concluir su carrera deportiva con una nueva medalla. El llavero entregado simboliza el esfuerzo, la fuerza de la unión, el sacrificio, el trabajo, la confianza y el derecho a soñar con subir a lo más alto.

“Camino al Olimpo” fue un encuentro histórico conducido por Albert Rocas, bronce olímpico en Pekín 2008, y presidido por Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español. El acto contó con la presencia de Francisco Blázquez, presidente de la Real Federación Española de Balonmano; Felipe Martín, director de Patrocinios, Eventos y Redes Sociales del Banco Santander; y Victoria Cabezas, secretaria general del Comité Olímpico Español.