La USJ y Escuelas Católicas de Aragón celebran la graduación de los alumnos del curso superior de Dirección de Centros Privados

La madrina de la promoción fue Ana Montagud

Los alumnos del curso superior de Dirección de Centros Privados de la USJ y Escuelas Católicas de Aragón celebraron ayer su graduación acompañados de su madrina Ana Montagud, jefa del Servicio de Centros Docentes, Recursos Económicos y Ordenación Académica del Gobierno de Aragón, Pedro Baringo, presidente del Grupo San Valero, Berta Sáez, rectora de la USJ, y José Luis Sampériz, presidente de Escuelas Católicas de Aragón.

La madrina de la promoción dio la enhorabuena a los estudiantes e impartió una ponencia sobre la evolución de la normativa legal del trabajo de los equipos directivos docentes. “Es muy interesante ver cómo la concepción jurídica y social de los equipos directivos ha ido cambiando. El papel del director ha pasado de ser un mero gestor o un jefe a ser una persona que cuida la convivencia del centro, lidera proyectos pedagógicos, guía al equipo, etc.”, explicó. En este sentido, aseguró a los alumnos que el estudio del curso les permite adaptarse a estos nuevos requerimientos y hace que su trabajo diario sea “cada día mejor”.

La rectora de la USJ definió el acto como “especial” porque “premia el trabajo y el esfuerzo de educadores que han seguido formándose”. Trasladó un mensaje de felicitación a los alumnos porque, según afirmó, el estudio de este título “es una lección de humildad, liderazgo y ejemplo de que siempre se puede mejorar”. Además, agradeció a Escuelas Católicas de Aragón “la complicidad” del trabajo conjunto.

Por su parte, Sonia Arana, graduada que habló en representación de todos los alumnos, destacó que, gracias al curso, han podido compartir experiencias, encontrar amigos y recibir apoyo de profesores y familia. “También queremos agradecer a Escuelas Católicas de Aragón y la USJ la formación recibida porque nos ha ayudado a realizar mejor nuestro trabajo y a crecer como personas”, manifestó.

José Luis Sampériz destacó que se había cumplido uno de los principales objetivos de Escuelas Católicas de Aragón. “Hemos puesto nuestro grano de arena para formar líderes que sean capaces de dirigir centros educativos de nuestra organización”, declaró. Además, puso en valor la importancia de “asumir dificultades y desafíos” como oportunidades de mejora y explicó que este modo de actuar los lleva a potenciar el “servicio de pertenencia y unidad para garantizar criterios comunes de actuación”.

Finalmente, Pedro Baringo agradeció a los alumnos su voluntad por cursar el título y les aseguró haber demostrado su “vocación docente” y voluntad de mejora. También dio las gracias a Ana Montagud por estar presente en el acto y a Escuelas Católicas “por seguir contando con la USJ para impartir el curso”.