Dos alumnos de la USJ, semifinalistas internacionales de un videojuego de casos clínicos de fisioterapia

Ernesto Gardeta y David Villuendas, alumnos de 4º de Fisioterapia de la USJ, quedaron semifinalistas en la PETRHA Cup II, una competición internacional del videojuego de simulación de casos clínicos de fisioterapia PETRHA (Physiotherapy E-Training in ReHabilitation).

Los estudiantes de la USJ descubrieron la competición gracias al docente Diego Jaén, quien compartió la noticia del campeonato con los alumnos. “Vi el mensaje y le propuse a David participar en la categoría de fisioterapia cardiorrespiratoria”, recuerda Ernesto. El torneo contemplaba otras tres categorías además de la que eligieron los alumnos: neurológica, pediátrica y musculoesquelética.

PETRHA nació en el año 2015, de la mano del Institut Régional de Formation Sanitaire et Sociale, un organismo situado en Bègles (Francia) y que forma parte de la Cruz Roja Francesa. Comenzó como una herramienta de gamificación para entrenar el razonamiento clínico y destinada a la especialidad de la fisioterapia geriátrica, pero evolucionó hasta convertirse en este juego que abarca diferentes áreas y que ya ha celebrado su segundo campeonato internacional.

“El torneo se celebró del 18 al 24 de marzo en formato online. Cada pareja trabajaba en una sala virtual y a partir de semifinales podías entrar en las salas de los participantes para ver cómo iban jugando. Fue muy interesante ver cómo otros competidores razonaban e iban resolviendo distintos casos”, explica Ernesto.

Los casos se dividían en tres partes. La primera era de análisis y valoración clínica del paciente. “Podías acceder a su historia clínica, hacerle una entrevista, un examen clínico en camilla, revisar niveles de fuerza, radiografías, resonancias magnéticas, frecuencias cardiacas y respiratorias, tenías acceso a datos de saturación de oxígeno en sangre, gasometrías, espirometrías, etc.”, expone Ernesto. Los participantes contaban con una barra de puntos que se iban gastando conforme seleccionaban la información que querían consultar. De esta manera, debían elegir manera razonada y basándose en las evidencias que les iba proporcionando el caso.

En la segunda parte tenían realizar un diagnóstico escogiendo los puntos relevantes del paso anterior. “Tras seleccionar la información tenías que ordenarla en función de la Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud (CIF) y darle una prioridad”, expone David. Los alumnos de la USJ explican que ya habían trabajado con esta clasificación en las asignaturas de Fisioterapia Pediátrica y Neurológica. “Al participar en el concurso nos dimos cuenta de la importancia de esa herramienta, porque permite que fisioterapeutas de distintos países puedan comunicarse y trabajar juntos de una forma estandarizada”, argumenta Ernesto.

Finalmente, en la última fase, tenían que proponer seis objetivos de tratamiento – tres iniciales, dos a medio plazo y uno a largo plazo – basados en toda la información recopilada y el diagnóstico realizado.