Julián Giral, alumno de ADE, subcampeón de la European SSP300

Es alumno de 2º del grado en Administración y Dirección de Empresas de la Universidad San Jorge

Julián Giral, alumno de 2º del grado en Administración y Dirección de Empresas de la Universidad San Jorge, consiguió ser subcampeón de la European SSP300, a tan solo 4 puntos del primer clasificado, y después de haber sido muy regular durante todo el campeonato, consiguiendo 5 pódium y 1 pole position.

“Ha sido una temporada magnífica donde he disputado hasta la última curva para conseguir el título. Entre los objetivos estaba el estar entre las tres primeras posiciones, y así ha sido, así que estoy bastante contento”, declara Julián. Tras una temporada que le ha llevado a competir en Italia, Inglaterra, Holanda, República Checa, Francia y Barcelona, el piloto ahora disfruta de un descanso hasta el inicio de la próxima competición.

Toda una vida en el mundo del motor

Giral comenzó con unos ocho años a competir, ganando una copa de promoción de la Federación Aragonesa y subiendo de categoría. “Fui campeón de España y los propios triunfos me fueron llevando por el camino. Entonces me cogió mi mánager y seguí compitiendo en más categorías”, recuerda.

Explica que estar en el mundo del motor y la competición desde tan joven le ha aportado mucha disciplina. “Al final, no deja de ser un trabajo. Un equipo de motos es como una empresa. Con 13 o 14 años tenía reuniones con gente que me sacaba 20 y 30 años. Eso te da mucha madurez y te enseña a ver la vida como un adulto, porque te tratan como tal”, relata.

Este crecimiento y capacidad para asumir responsabilidades también se refleja en cómo compagina los estudios y la competición. “En Bachillerato estudiaba de 5 a 8 de la mañana porque sabía que luego por la tarde no iba a tener tiempo. Es un nivel de sacrificio que quizás luego no se ve reflejado, porque con mucho más esfuerzo que los demás, luego sacas las mismas notas”, argumenta. Sin embargo, afirma que ahora, en la universidad, puede compaginarlo mejor. “Este curso, por ejemplo, solo me ha coincidido un examen que tuve que adelantar”, declara. Explica que, en la USJ, por ser deportista de alto rendimiento, puede adaptar las pruebas de evaluación y justificar las faltas de asistencia por estar compitiendo.

Eligió estudiar ADE porque siempre le han gustado los negocios y quería aprender de otras cosas que no estuvieran estrechamente relacionadas con el deporte. “Había gente que me decía que podría estudiar CCAFD, pero siempre estoy rodeado de deporte y quería aprender de otras cosas”, argumenta.

A pesar de todos los sacrificios que conlleva compaginar una carrera deportiva con los estudios universitarios, también es consciente de todas las oportunidades que el mundo del motor le está ofreciendo. “Vives cosas que la mayoría de las personas no viven. Yo lo veo como un curso acelerado de vida y experiencias”, opina.