Blog 5.0

Zaragoza Ciudad Inteligente

Andrés Flores Bailach
Gerente de Cuentas en Hiberus Tecnología

Compartir

16.01.2017

Hoy es un día entre semana en Zaragoza. Suena el despertador, te levantas, desayunas, te acicalas y sales hacia el trabajo. Si eres usuario del transporte público, la tecnología te ha permitido previamente saber cuántos minutos faltaban hasta que llegara el autobús, y has evitado esperarlo en la marquesina pasando frío. En el momento que subes al bus, usando la tarjeta ciudadana de Zaragoza puedes pagar el billete sin necesidad de llevar dinero en efectivo encima. Una vez que bajas en tu parada, tienes a tu disposición una red Wi-Fi municipal que por un módico precio anual (o incluso gratis durante un tiempo limitado) te permite ahorrar un poco de tu tarifa mensual de datos.

Ya estás en tu puesto de trabajo. Te sientas delante del ordenador y tras varias llamadas e informes, recuerdas que hoy es el último día para pagar la multa de tráfico antes de que acabe la reducción por pronto pago. Gracias a que el Ayuntamiento de Zaragoza cuenta con la Sede Electrónica que más trámites permite realizar de toda España, con un total de 350 por delante de Madrid con 328 trámites, en 5 minutos y a través de internet realizas el pago, con el consiguiente ahorro de tiempo y desplazamientos.

Tras tu jornada laboral, vuelves a casa y el calendario del móvil te avisa que tienes cita en el dentista en media hora. Decides ir en coche y antes de salir, consultas una aplicación que te permite ver sitios libres de zona azul que hay en los alrededores de tu destino. Cuando llegas, esa misma “app” te brinda la posibilidad de pagar el estacionamiento, y lo que es mejor, renovarlo desde donde estés, sin tener que moverte. Además, cuando has terminado, solo te cobra el tiempo real que has estado, por lo que te apuntas otro pequeño ahorro en tu día a día.

Este “día normal” de un ciudadano de a pie quiere sacar a relucir la influencia y el arraigo que la tecnología tiene cada vez más en Zaragoza, y cómo somos partícipes en el refuerzo, aunque no nos demos cuenta, del concepto de “ciudad inteligente” que desde hace años se ha convertido en una apuesta de presente y futuro para el consistorio de la capital del Ebro. El control del alumbrado público, el abastecimiento de agua, procesos participativos online, datos abiertos o la evolución de la tarjeta ciudadana son otros proyectos enmarcados dentro del enfoque “smart”, el cual vuelve a coger impulso gracias a la reciente selección del Ayuntamiento de Zaragoza como beneficiario de la "II Convocatoria de Ciudades Inteligentes" del Ministerio de Industria, Energía y Turismo para el desarrollo de un proyecto basado en la participación ciudadana y la tecnología.

Entre todas estas soluciones e iniciativas, cabe destacar el proyecto de renovación y evolución de la tarjeta ciudadana, adjudicado en junio de 2016 a las empresas Zitycard e Hiberus Tecnología, en el cual se pretende dotar de mayores facilidades y servicios al ciudadano. Una de las novedades será la Tarjeta Ciudadana Anónima (conocida como ZTA), que permitirá a no empadronados aprovecharse de las ventajas y servicios que el Ayuntamiento decida incluir en dicha tarjeta. En un principio está previsto que tanto el transporte público como los parkings de superficie puedan pagarse a través de la ZTA, la cual será recargable y como su propio nombre indica, no requerirá al ciudadano que proporcione sus datos personales para adquirirla y hacer uso de ella. También está previsto que la tarjeta ciudadana convencional pueda utilizarse desde móviles con tecnología NFC, evitando la necesidad de llevar siempre encima la tarjeta, o el lanzamiento de una aplicación móvil desde donde el ciudadano pueda gestionar sus datos, las operaciones de su tarjeta, el saldo, entre otras opciones.

El día del ciudadano que ha guiado este post llega a su fin, y antes de dormir reflexiona sobre la utilidad y la importancia de la tecnología aplicada a la vida cotidiana. Se da cuenta de que Zaragoza es una ciudad inteligente, y desea que esa inteligencia se siga desarrollando con el paso del tiempo para que las generaciones venideras puedan disfrutar de nuevas e innovadoras ideas que faciliten su día a día.

Nuevas tecnologías
Cultura
ciudad inteligente