LA IMPORTANCIA DE INNOVAR

Nuestra FP debe contar con los mejores para aportar a la formación del alumnado
Profesor de FP IES Consaburum, Consuegra (Toledo)

Compartir

19.04.2021

Hoy, más que nunca, es clave innovar a todos los niveles. Vivimos un momento complejo caracterizado por la velocidad del cambio. Todo cambia muy rápido y, en este contexto, ¿cómo formar a nuestro alumnado para que sea un trabajador del siglo XXI y aporte valor en la empresa?

Con esta idea, iniciamos un proyecto de innovación en FP desde 4 centros educativos: IES Consaburum de Consuegra (Toledo), IES Miguel Romero Esteo de Málaga, Maristak de Durango (Vizcaya) y CIP Donapea de Pamplona. El reto era enorme y lo concretamos en 4 ejes, ejes que consideramos que son las palancas de cambio del profesorado: metodologías, recursos didácticos, espacios y organización.

Tenemos claro que el punto de partida es apostar por nuevas metodologías y, sobre todo, nos hemos centrado en metodologías agiles. Es decir, aquellas que te permiten enfrentarte a un problema complejo y, de forma rápida, buscar una solución innovadora para que con escasos recursos se pueda lanzar al mercado con el ánimo de aprender. Y cómo no, trabajando en equipo. Pensamos que esta es una de las claves de la formación de hoy, porque con ella se trabajan las habilidades que demanda el mercado del trabajo, a la luz del informe del Foro Económico Mundial sobre el futuro del trabajo para el año 2025.

Pero si cambias la metodología, precisas nuevos recursos didácticos. En ese sentido, creemos muy importante apostar por el denominado micro learning o, lo que es lo mismo, pequeñas píldoras formativas en vídeo que sintetizan los aspectos clave de los contenidos. Hoy predomina lo visual, disponible en cualquier dispositivo. Y más si lo acompañas de mapas visuales y organizadores gráficos, ambas, herramientas que nuevamente enfatizan en lo visual y destacar los aspectos clave que son objeto de estudio. De esta forma, consigues elementos formativos muy cercanos a los intereses del alumnado y, en definitiva, un espacio donde se siente cómodo y motivado para trabajar. Pensamos que el libro de texto, como tal, ha perdido mucha funcionalidad dentro del proceso educativo.

Claro, el hecho de lanzarse a trabajar de esta forma, trabajando en equipo, resolviendo retos y donde el punto clave es al alumnado, con autonomía y responsabilidad sobre los proyectos, va a requerir nuevos espacios. Llevamos 3 cursos trabajando con una Aula Profesional de Emprendimiento. Ahora el MEFP va a dotar de 1800 Aulas Profesionales de Emprendimiento a la FP. ¿Por qué? Porque claramente favorece el proceso formativo del alumnado y puedes disponer de espacios versátiles y flexibles para cambiar la disposición del aula como requieran las circunstancias, que como decimos, son variables, no siempre fijas.

(Ver APE del IES Consaburum)

Pero, ante todo, queremos una FP actual, que cuente con los mejores. Por ello, además de los 3 puntos anteriores consideramos muy importante una nueva organización. Nuestra FP debe contar con los mejores a nivel de ponentes, expertos, mentores, empresas, emprendedores y todo aquel que pueda aportar a la formación de nuestro alumnado. Entre todos, creamos un ecosistema emprendedor, que va a posibilitar formar al alumnado como realmente demanda el mercado de trabajo en un momento tan cambiante como el actual.

Bien, pero estos 4 ejes no sólo los hemos trabajado los 4 centros educativos citados anteriormente durante 2 cursos (2019/21). También hemos pretendido difundir la iniciativa e implicar al resto de España. Y ¿cómo lo hemos hecho? Han sido varias acciones, pero una de ellas ha consistido en la realización de un hackathon. FP PRO, era el nombre del hackathon de alumno que organizamos para el alumnado de FP de España.

Un hackathon es un concurso de ideas para responder a unos retos definidos en tiempo exprés, generalmente en 48 horas o fin de semana. Los retos eran claros: el propio alumnado de FP estaba preocupado por la situación de sus prácticas profesionales en pandemia, cómo tener relación segura con familia y amigos, cómo tener ocio seguro y, ante todo, igualdad siempre. Y así los pusimos sobre la mesa.

Cerca de 1000 alumnos de toda España se inscribieron en el evento superando todas nuestras expectativas. En el hackathon se aplican metodologías ágiles, con pequeñas píldoras formativas en vídeo por parte de ponentes de reconocido prestigio, online en todo momento, primando el teletrabajo y, sobre todo, constando con mentores de lujo para guiar y orientar en todo momento a los equipos.

En un evento así, y sólo en 48 horas, en plena competición, se puede vislumbrar al trabajador del futuro o knowmad, en términos de Raquel Roca. Y ahí es donde el Centro San Valero ha dejado el pabellón muy, muy alto. Fue capaz de lograr el 1º, 2º y 3º premio del concurso, dominando todos los aspectos trabajados y dejando claro que son un centro activo, que está formando al alumnado en la dirección que exige la sociedad. Y esto, es más importante que nunca, porque la formación que puedes ofrecer a tu alumnado, revierte sobre el tejido empresarial, la competitividad del entorno y el futuro del mismo.

Pablo Peñalver Alonso  Profesor de FP, especialidad de Administración de Empresas en IES Consaburum, Consuegra (Toledo) y uno de los fundadores de FP Innovación

Innovación
Educación
Sociedad
Formación Profesional