LA FUNDACIÓN DOMINICANA SAN VALERO INICIA PROYECTO DE VIVERO ESCOLAR PARA LOS POLITÉCNICOS SAN VALERO Y ARAGÓN

Cuenta con el auspicio del Ministerio de Medio Ambiente y el Ayuntamiento de Santo Domingo Norte

En la foto: Licdo. Giovanny Lorenzo Coordinador Pedagógico Modalidad Académica, Licda. Isabel Taveras Sub-Directora Fundosva y Licda. Luisa Valette Directora Instituto Politécnico Aragón.

Los ‘Viveros Escolares’, son una iniciativa para la reforestación ambiental y el manejo de residuos sólidos ya que forman parte primordial de los Proyectos Ambientales Escolares y proporciona a los estudiantes la posibilidad de hacer que la educación ambiental se convierta en un eje transversal.

Con el auspicio del Ministerio de Medio Ambiente y el Ayuntamiento de Santo Domingo Norte, ha sido iniciado el proyecto de Vivero Escolar en el Instituto Politécnico Aragón.

El proyecto fue iniciado con el Ing. Cosme Bidó, Director de Reforestación y Fomento Forestal del Ministerio de Medio Ambiente, dejando pautado el trabajo a realizar para el desarrollo del vivero.

El centro recibió al Ing. Dionis Rodríguez y técnicos del Ministerio de Educación iniciando la programación que se llevará a cabo, en conjunto con los maestros del área de Ciencias Naturales y los jóvenes responsables de los cursos tanto del Instituto Politécnico Aragón como del Politécnico San Valero, con el objetivo de dar a conocer el proyecto y formar los equipos de trabajo.

Por otro lado fue recibida por parte de la Alcaldía de Santo Domingo Norte, de la mano del Ing. Cresencio Paredes, Director de Obras Publicas Urbanas, la donación de dos camiones de caliche para el nivelado de los terrenos donde se va implementar el vivero.

La Fundación Dominicana San Valero (Fundosva), ve la necesidad de poder complementar el vivero escolar con la zona de jardines con que cuenta el Politécnico Aragón, donde hay varias especies de flora autóctona como: palmera canaria, palma africana, framboyán, almendro, frutales y otras especies que se pueden introducir. De esta forma, nuestros centros podrían desarrollar un proyecto de trabajo capaz de recuperar conceptos, usos, flora y costumbres propias, no sólo de la zona, sino también de la isla y poder acercar al estudiante al medio natural.

Con la creación de un huerto escolar se pretende desarrollar una conciencia ecológica para ir avanzando hacia una verdadera educación ambiental, entendiendo como educación ambiental el proceso interdisciplinar que debe preparar para comprender las interrelaciones de los seres humanos entre sí y con la naturaleza, enmarcándolo todo dentro de un proyecto educativo global. De forma que podrán poner en práctica actitudes, hábitos de cuidado y responsabilidad medioambiental; experiencias interesantes para el desarrollo de sus capacidades.

A través de esta experiencia los jóvenes tendrán la posibilidad de conocer el proceso siembra de las plantas, desde la semilla hasta la flor y el fruto. A hacer uso de las herramientas y faenas que implica el cuidado y mantenimiento del huerto.