“La mujer más guapa del mundo”

25 años en el mundo de las telecomunicaciones y no sabía nada de esta mujer...
Subdirector I+D en Teltronic, divulgador científico y escritor

Compartir

09.01.2023

Quién nos iba a decir que cada vez que veíamos la película de Sansón y Dalila, la mujer considerada como la más guapa del mundo de los años 40, Hedy Lamarr, no era solamente una espectacular belleza, sino que, además de superdotada era la inventora de la patente que hoy en día nos permite disponer de banda ancha 4G y 5G en nuestros teléfonos móviles o conectividad Wifi por todas partes.

Nacida en Viena en 1914, Hedwig Eva Maria Kiesler (Hedy Lamarr) de condición judía, decidió escapar a los 22 años de su país aterrada por las atrocidades del régimen nacional socialista, con rumbo a Estados Unidos. Debido a su gran astucia y belleza, no tardaría en llegarle a las manos un contrato de 7 años en Hollywood. Apasionada por desvelar los misterios que la física y la química escondían, comenzó la carrera de ingeniería.

Con el único deseo de ayudar a los aliados a combatir los crímenes de Hitler, ideó junto con el compositor George Antheil un sistema de comunicaciones para dirigir misiles que no fuesen bloqueados por los nazis. La idea se inspiró en las múltiples notas que un piano emitía a diferentes frecuencias. Se trataba de enviar las transmisiones de información al misil mediante radio frecuencia, pero conmutando rápidamente de frecuencia para no ser interceptada ni interferida. Para conseguirlo debían programarse los saltos de frecuencia tanto en el transmisor como en el receptor, manteniéndolos sincronizados y así poder obtener los mensajes de información correctamente. En 1942 fue patentado el invento a su nombre, junto con el de su amigo el compositor.

El ejército americano no hizo caso de su patente durante la segunda guerra mundial. Sin embargo, durante la guerra de Cuba en 1965 la armada americana dirigió misiles mediante el uso de salto de frecuencia. Este hecho, no se conoció hasta 1980 momento en el que se hizo público el uso de los sistemas de comunicación de máxima seguridad que utilizaba el ejército de los estados unidos basados en la patente de Hedy Lamarr.

A partir de ese momento, comenzó el despliegue de tecnologías de comunicación para diversos fines, siempre reforzados mediante la patente de Hedy. Los más empleados en la actualidad son: Sistema GPS, Bluetooth, Wifi, 4G o 5G de nuestros teléfonos móviles.

Hedy Lamarr fue una gran ignorada por su condición de mujer. En 1998 rechazó su reconocimiento público, falleciendo dos años más tarde en Florida.

Hoy todos nosotros le debemos ese silencioso reconocimiento que nunca llegó a recibir en la época en la que vivió. Gracias a la curiosidad y pasión de Hedy Lamarr el mundo que nos rodea es tal y como lo percibimos, manteniéndonos a todos interconectados gracias a su brillante patente.

Twitter: @AbadiasRoman Instagram: @romanabadias

Sociedad
Cultura
tecnología
Cine