Lifelong learning: Aprender, desaprender y reaprender

Las competencias son cruciales en un mundo cada vez más digital
Director Escuela Superior de Hostelería

Compartir

17.12.2021

La transformación digital está reconfigurando las vidas, los lugares de trabajo y las economías de las personas. Cambia lo que los individuos hacen en el trabajo, cómo interactúan unos con otros, dónde y cuándo compran productos y cómo aprenden. Las competencias son cruciales para prosperar en un mundo cada vez más digital e interconectado.

Y podemos decir con orgullo que España está a la vanguardia de Europa en infraestructuras digitales. Nuestro país, que ya es líder en fibra, alcanzará a finales de 2025 un 100% de cobertura. A ello se le une la reciente puesta en marcha de nuestra red 5G, que ya llega al 80% de la población. Este liderazgo sitúa a España en una posición excepcional de cara al futuro y a todos aquellos profesionales de la gastronomía, hotelería y turismo que están planteándose un punto de inflexión en sus respetivas carreras profesionales.

El mundo ya ha cambiado. La tecnología ya está aquí. Ahora es tiempo de valores. Las competencias digitales, por ejemplo, son clave para el presente y el futuro. La digital es la nueva lengua franca que debe llegar a todos los ámbitos de la sociedad para que nadie se quede atrás, para que se reduzca la brecha digital.

Para la Escuela Superior de Hostelería de Sevilla y ESAH (Estudios Superiores Abiertos de Hostelería, una colaboración de SEAS, Estudios Superiores Abiertos y Grupo Lezama) no se trata, pues, de herramientas que se añaden a un ecosistema para reforzarlo en tal o cual aspecto o modificarlo levemente, sino de dispositivos que alteran por entero el panorama, dando lugar a nuevos ecosistemas que pueden asumir las bondades de la metodología presencial pero en un concepto netamente digital. Y ahí hemos sido pioneros desde el 2007 teniendo el privilegio de formar a más de 35.000 alumnos de 22 países durante estos catorce años.

El lifelong learning es un nuevo paradigma educativo que, como su propio nombre indica, consiste en aprender durante toda la vida ajustando los conocimientos y habilidades a las necesidades coyunturales del mercado. La información se multiplica exponencialmente cada día y se renueva antes de que podamos darnos cuenta. Por tanto y como decía Alvin Tofler, “los analfabetos del siglo XXI no serán quienes no sepan leer o escribir, sino los que no sean capaces de aprender, desaprender y reaprender”.