La Facultad de Comunicación y Ciencias Sociales de USJ graba cuentos de Navidad para los niños hospitalizados

Vuelve a colaborar con el Aula Hospitalaria del Hospital Miguel Servet

Una veintena de estudiantes de Educación InfantilEducación PrimariaPublicidad y Relaciones PúblicasTraducción y Comunicación InterculturalPeriodismo y Comunicación Audiovisual han participado en la grabación de un conjunto de cuentos de Navidad para los niños de Aula Hospitalaria del Hospital Miguel Servet.

Esta iniciativa, dirigida por la docente Manuela Catalá, comenzó el año pasado, en pleno confinamiento, como una actividad de los grados en Educación, que grabaron cuentos para que los niños del Aula Hospitalaria pudieran verlos de manera online, ya que la clase quedó cerrada debido a la covid19. “La situación, si ya era delicada para todos nosotros, cómo sería para aquellos que estaban en el Hospital o con una situación de enfermedad, siendo niños y encerrados en su casa”, reflexiona la profesora.

Así pues, lo que comenzó como una respuesta solidaria en la que cada alumno participante se grabó a sí mismo con los medios que tenía disponibles ha evolucionado hasta congregar a estudiantes de seis grados diferentes y la colaboración de los alumnos con la beca de Aprendizaje-Servicio. Estos alumnos se encargaron de grabar a sus compañeros en el plató de televisión de la Facultad de Comunicación y Ciencias Sociales, de modo que posteriormente pudieron editar los vídeos e incluir efectos para aportar un toque navideño.

“La implicación de los estudiantes, en mi opinión, es magnífica. Los que participan lo hacen muy motivados, movidos por una ilusión que sale de sus corazones y de su compromiso con la sociedad. Sin duda, que en esta ocasión haya habido un alto número de alumnos participantes es algo sensacional y emocionante”, declara Manuela Catalá.

Eva Aldana, alumna de Educación Infantil, asegura que es la empatía la que le impulsó a participar en esta actividad. “Intento ponerme en la piel de los demás siempre que puedo y me hago una pregunta: << ¿me gustaría que hicieran lo mismo por mí? >>. Y es ahí cuando tengo clara la respuesta”, asegura. Y es que, según explica, esta actividad le ha hecho reafirmar su convicción por la importancia de la empatía. “Muchas veces no tenemos en cuenta que nuestros alumnos pueden estar pasando por un momento realmente malo, familiar o personalmente hablando, y no profundizamos en la raíz del problema para poder darle esa atención individualizada que se merece”, observa Eva como futura maestra.

El cuento como herramienta para enseñar

La elección de grabar cuentos no es aleatoria, sino que funciona, tal como explica Manuela Catalá, como un complemento a todo el trabajo de los docentes del Aula Hospitalaria. “El cuento se desarrolla en el mismo plano en el que se encuentra el niño y este aprende de una forma inconsciente. Se siente identificado con los personajes, de manera que a través de ellos expresa y proyecta sus deseos e inquietudes”, argumenta.

Eva Aldana coincide con la profesora y agrega que son “un recurso lúdico” con el que se pueden trabajar numerosos valores y emociones. “Pero, sobre todo, los cuentos hacen que conozcan el mundo que les rodea de una forma divertida y placentera, transportándoles a historias increíbles para inhibirse de sus vidas por un momento. Es un tiempo para compartir en familia, amigos, profesores… Es un tiempo valioso que les podemos proporcionar con una tarea tan sencilla como es la lectura de un libro”, añade.

La Biblioteca José Antonio Rey del Corral de Zaragoza colaboró con la recomendación de cuentos y el préstamos de los mismos.