Noticias

La Universidad San Jorge crea una nueva metodología para conocer la evolución de las temperaturas en los ríos ante el cambio climático

Los investigadores de la Universidad San Jorge Jonatan Val, Mª Rosa Pino y David Chinarro han analizado la relación entre las series temporales de temperatura aire/agua de 19 puntos en la Cuenca del Ebro entre 1996 y 2012 utilizando herramientas de análisis de frecuencias. Esto ha permitido determinar los cambios de relación entre la temperatura del aire y el agua (coherencia wavelet) debidos a la gestión humana, lo que ha servido de base para una nueva metodología que permite generar diferentes escenarios de gestión de la Cuenca y aplicarlos en el desarrollo de proyecciones futuras de temperatura.

Para validar esta metodología, se seleccionó un punto del río Segre en el que a 35 kms agua arriba se había construido un pequeño embalse en el año 2000 y cuya presa no se finalizó hasta el 2010. Se utilizaron los datos de los tres primeros años para establecer la relación temperatura aire-agua y hacer la proyección hasta 2010. De esta manera, se pudo comparar la temperatura real del agua con la obtenida por la metodología habitual, lo que demostró que el modelo era capaz de predecir perfectamente el impacto y que presentaba una mayor eficiencia comparada con la de Nash-Stucliffe. Esta herramienta presenta, por tanto, una gran utilidad en la toma de decisiones en la gestión de las cuencas fluviales enfrentadas al cambio climático.

Este trabajo ha sido aceptado para su publicación en la prestigiosa revista Science of Total Environment.

Cambio climático y progresivo calentamiento atmosférico

La temperatura de las aguas de los ríos es una propiedad fundamental de los ecosistemas fluviales  de la que depende el desarrollo de los procesos biológicos y muchas de las actividades socioeconómicas vinculadas a la gestión del agua.

Con el cambio climático y el progresivo calentamiento atmosférico, el agua de los sistemas fluviales también está sufriendo cambios y calentándose, lo que va a afectar a la gestión de los recursos hídricos, la calidad del agua y los requerimientos de los ecosistemas. El primer paso en la comprensión general de los regímenes térmicos fluviales es poder estudiar y predecir las variaciones en la temperatura del agua de los ríos y los gestores de cuencas van a necesitar herramientas adecuadas para ello.

Muchos de los modelos utilizados hasta la fecha para las proyecciones futuras de la modelización de la temperatura están basados en la elevada correlación entre la temperatura del agua y la del aire, utilizando principalmente las temperaturas del aire para predecir la temperatura del agua. Sin embargo, las relaciones de temperatura agua/aire pueden verse alteradas debido a diferentes impactos humanos: vertidos, embalses, usos agrícolas… lo que genera un error en los cálculos de la temperatura del agua con estos modelos.