Mariano Giménez premio al mejor póster de investigación en el II Encuentro de Grupos de Investigación del IA2

En la actualidad este alumno es doctorando en Farmacia en la Universidad San Jorge

El doctorando y graduado en Farmacia, Mariano Giménez consiguió el premio al mejor póster de investigación por su propuesta “Efecto antiinflamatorio y antioxidante del té de roca: un digestivo de uso popular y tradicional” en el II Encuentro de Grupos de Investigación del Instituto Agroalimentario de Aragón (IA2).

El póster presentaba una de las partes en las que se divide su tesis doctoral, que espera presentar este curso y sobre la que ha estado investigando durante cuatro años. “Trabajando con ratones, comparé el efecto del té de roca y el de un fármaco antiinflamatorio utilizado para tratar enfermedades gastrointestinales y vi que la planta, siendo natural, tenía los mismos o mejores efectos”, explica.

La resolución del concurso, en el que participaron 27 propuestas, se realizó a través de votación popular. Giménez cree que su póster fue premiado porque era “vistoso, presentaba resultados muy buenos y tanto a nivel científico como visual era completo”.

Como su investigación utilizaba plantas y alimentos, encajaba en este encuentro cuyo objetivo era establecer sinergias entre los grupos de investigación que forman el IA2 para ver si podía surgir algún tipo de colaboración.

Aunque a Mariano siempre la ha gustado la investigación, reconoce que prefiere trabajar en una oficina de farmacia. Pero allí, según opina, “tocas techo muy rápido” y le apetecía “hacer algo más” al acabar el grado. “Así que, decidí hacer la tesis para quitarme el gusanillo, demostrarme que era capaz de hacer un doctorado y conocer el mundo de la investigación”, explica.

Así, comenzó su tesis que se dividió en dos partes: en una, investigaba sobre el té de roca y en otra, trabajaba con ratones modificados genéticamente en los que algunos tenían sobre-expresados y otros anulados ciertos canales iónicos por los que entran y salen electrolitos y minerales con el objetivo de ver cómo actua el aparato digestivo en cada uno de ellos. De este modo, comprobó que había diferencia y si esos canales estuvieran súper activos o multiplicados en las personas, su acción digestiva sería más eficiente.

Toda la tesis gira en torno a las enfermedades gastrointestinales como la enfermedad de Crohn, el intestino irritable, la colitis, etc. “Son enfermedades cada vez más comunes, que no son potencialmente mortales, pero quienes las padecen sufren mucho. Así, estas soluciones pueden ayudar a mitigar los síntomas”, explica Mariano.

Con la parte experimental acabada, un artículo enviado pendiente de aprobación y otro casi terminado, Mariano tiene la vista puesta en escribir la tesis para concluir su doctorado. Reconoce que ha sido una buena experiencia, pero dura y sacrificada. “Hago la tesis sin ninguna beca, así que al mismo tiempo que investigo, trabajo en una farmacia. Esto conlleva dedicar mis vacaciones a la tesis, porque para reunirme con los tutores o ir al laboratorio, tengo que utilizar los días de vacaciones que me dan en la farmacia”, cuenta.

Con esfuerzo y dedicación, Mariano Giménez ha conseguido terminar casi por completo su tesis, se ha demostrado que es capaz de investigar y doctorarse y ahora puede dedicarse a trabajar en una oficina de farmacia sabiendo que, si algún día le apetece, puede continuar el camino investigador.