EL DÍA SIGUIENTE… O la importancia de la Prevención de Riesgos Laborales

Director de Formación, MAS PREVENCIÓN

Compartir

17.02.2020

Ana tiene 3 años, es rubia con unos preciosos ojos azules de mirada entre traviesa y curiosa, le gusta lo que a cualquier niña de su edad, jugar. No podría ser de otra forma. Pero, realmente lo que más le gusta es estar con su madre.

Nasiha tiene 42 años de los que más de los que es capaz de recordar los ha pasado junto a él. Como no podría ser de otra forma se enfada con él, casi cada día, y con la misma facilidad que se enfada deja de estarlo. Él es capaz de sacar lo mejor de ella solo con una sonrisa. La hace feliz.

Andrés ronda los 67 años, disfruta de su jubilación tras trabajar en la construcción durante más de 45 años. Todas las mañanas toma café con leche desnatada, le gusta así. Siempre en el mismo bar. Luego da un largo paseo y, de camino de vuelta a casa, llama a su hijo. Es albañil, como lo fue su padre. No se lo dice a nadie, pero es el momento del día que le hace feliz, simplemente con oír su voz. No podría ser de otra forma…

Ana sale del colegio corriendo, sonriendo a todo el mundo. Como cualquier otro día. Saluda a todos sus amigos, por su apellido, parecen directivos de grandes empresas. Y, como cualquier otro día, busca ávidamente a su madre entre la selva de “papás”, no está.

Nasiha llega a casa después de trabajar, con mil cosas en la cabeza, con mil conversaciones pendientes, como cualquier otro día. Al llegar él no está, le extraña, siempre llega antes. Se inquieta.

Como cualquier otro día, puntualmente a las 14:30, Andrés llama a su hijo. No contesta, pasa a veces. Lo vuelve a intentar al llegar a casa, tampoco. Lo hará 3 veces más con el mismo resultado.

Es el día siguiente. Ana y su padre caminan juntos por la calle. Ella, obediente, le da la mano porque sabe que no tiene que cruzar sola. Nasiha vuelve a casa, ya no tiene mil cosas en la cabeza, solo una. Andrés regresa caminando, es bueno para su salud, pero hoy le cuesta dar un paso como jamás le ha costado nada en la vida. Ana alarga la mano, sin pensar, buscando la mano de su madre. No la encontrará. Nasiha prepara la mesa para comer, por costumbre, no tiene hambre. Andrés, mira el reloj, son las 14:30, inconscientemente busca el móvil para llamarle. No le contestará.

La madre de Ana, el marido de Nasiha y el hijo de Andrés son 3 de las 578 personas fallecidas en accidente laboral en España entre los meses de enero y octubre de 2019...

Otro día hablamos de la importancia de la Prevención de Riesgos Laborales

Prevención de Riesgos
Educación
formación
Accidente